Trucos para cuidar tu cartera de piel. ¡Siempre impecable!

Cuando tenemos una cartera de calidad hacemos lo imposible para que pueda llegar a aguantar el paso del tiempo. En el caso de que se haya producido alguna mancha en ella puede que ya la demos por perdida… pero nada más lejos, hay toda una serie de técnicas que podemos seguir para restaurar su calidad inicial. Hemos extraído alguno de ellos de la web carterasdepiel.es además de otros que hemos incorporado por nuestra cuenta. Si tienes alguna duda con ellos, estaremos encantados de ayudarte.

Tips para cuidar tu cartera de piel y algunas consideraciones a tener en cuenta

limpiar

¡Cuidado con el aceite!

Uno de los mayores temores de una cartera es el aceite… por lo que debemos evitar en todo momento el contacto con este elemento. Cuando comas algún tipo de comida grasienta te debes de asegurar de limpiarte bien las manos antes de tener contacto con ella; aunque al principio no lo notarás, poco a poco irás dejando manchas de grasa que hará que la cartera se estropee para siempre. Recuerda: El mayor enemigo de una cartera de piel es el aceite.

Método de limpieza

Para limpiarla vamos a utilizar un trapo seco, un poco de agua de filtro y champú para bebé. Cuidado con utilizar agua directamente del suministro porque podría tener algunos elementos que dañarían la estructura de la cartera. Con mucho cuidado dedícate a pasar el trapo con champú a lo largo de la superficie. Después utiliza otro trapo, humedécelo en agua y elimina cualquier tipo de suciedad o restos de champú que pueda llegar a tener la cartera. Mucho cuidado con dejar algún resto porque esto, poco a poco, se irá comiendo la estructura de la propia cartera.

Brillo

En el momento en el que hayamos terminado con el proceso anterior pasaremos a darle brillo. Para esto lo que vamos a utilizar es un spray lustrador que haya sido preparado especialmente para poder ser utilizado en piel; aquí es donde solemos cometer un error importante porque no nos vale cualquier spray. Si utilizamos uno inadecuado podemos afectar de forma negativa a la estructura de la cartera. Asegúrate de que el spray no sea de color porque podrías teñir la piel y quedaría inservible. En definitiva, comprueba que el spray que vas a utilizar es el que debería ser.

Frecuencia

Una vez que hayamos acabado con el proceso y tengamos la cartera en perfecto estado, será de vital importancia saber que esto es algo que tenemos que hacerlo con cierta frecuencia si queremos que nuestra cartera siempre pueda llegar a estar impecable. Se recomienda hacerlo cada 2 o 3 meses dependiendo de lo sucia que pueda llegar a estar. La primera vez puede ser algo tediosa porque, quizá, no sepamos muy bien lo que tenemos que hacer. Ya te decimos que las siguientes veces será todo mucho más fácil. Sigue estos consejos y conseguirás que tu cartera de piel presente el mismo aspecto que el primer día.