La madera se impone como material en los complementos de moda

La madera es uno de los materiales más versátiles que podemos encontrar ahora mismo en el mercado; es capaz de adaptarse a casi cualquier tipo de situación ofreciendo unos resultados increíbles. Pero no solo eso, sino que tiene un coste muy reducido por lo que el hecho de utilizar este material es sinónimo de que nos vamos a gastar únicamente lo que sea necesario. Ahora bien, cuando hablamos de madera seguramente nos venga a la cabeza algún mueble, el suelo, algunas casas confeccionadas enteramente con este material, aunque en ningún caso te imaginas para que se está utilizando últimamente. ¿Te imaginas unas gafas de madera? ¿O quizá un bolso creado a partir de este mismo material? ¿Relojes? ¿Auriculares? ¿Bolsos? Pues estás son solo algunas ideas algo excéntricas que se están empezando a apoderarse del mercado.

Un origen muy polémico

Lo cierto es que estas tendencias no son nuevas de ahora; hace aproximaderamadamente un lustro, un hombre llamado Martín Rendo (que luego fundaría la marca Woodglass) empezó a pasearse por las carpinterías de la zona con una idea revolucionaria en la cabeza (literalmente hablando); llevaba unas gafas de madera. Sin embargo, la idea no fue muy bien recibida y lo tildaron de loco. Ahora, algunos años después, parece que se ha ganado la atención del público y amenaza con un fenómeno capaz de volverse viral en muy poco tiempo.

¿Realmente tiene la madera acogida en el mercado más allá del mundo del mobiliario?

Las opiniones de los expertos se encuentran algo divididas en este tema. Por ejemplo, estas gafas son fabricadas a partir de madera de arce y de nogal; en principio se están vendiendo bastante bien. Sin embargo, a las ópticas no les entusiasma demasiado la idea aunque, hasta el momento, no han sido capaces de poder sacarles ninguna pega al sistema. Lo que sí que sabemos es que ahora se están vendiendo a lo largo de una gran cantidad de países y se espera que este número se incremente mucho más en los últimos años. De hecho, hasta en China se están creando algunas propuestas en donde se trabaja con este material. ¿Llegará a convertirse en un fenómeno que prevalezca en el tiempo? No sabremos determinarlo con seguridad, tendremos que esperar para saberlo.