La moda oriental sigue sin conquistar Occidente

Si echamos un vistazo a la moda de oriente nos daremos cuenta de que realmente es tan buena como la que podemos encontrar en cualquier parte del mundo… entonces ¿por qué razón no llega a conquistar Occidente? Haciendo un breve repaso de la historia de la moda nos daremos cuenta de que se han ido produciendo toda una serie de transformaciones muy destacadas. Hemos visto el nacimiento del estilo prêt-à-porter, el hundimiento de la ropa considerada como de alta costura, el auge de la ropa para hombre, así como toda una serie de fenómenos muy interesantes. No obstante, aunque todos estos fenómenos han afectado a cualquier parte del mundo, lo cierto es que el epicentro de la moda se sigue posicionando en Occidente.

Algunas de las razones de esta tendencia

  La más razonable es que algunas capitales como Londres, París, Nueva York o Milán empezaron en este mercado mucho más antes que en cualquier otro sitio; de esta manera se han ganado una merecida reputación con la que no es sencillo poder competir. Además, en estas ciudades se apostaron toda una gran cantidad de casas de lujo que se encargaron de apoyar todas las fábricas para que estas pudieran iniciar su actividad (bien como sorientaolocios o bien simplemente comprando estas prendas). Fue en esos lugares en donde se asentaron las bases que conseguirían que sus prendas fueran comercializadas a lo largo de todo el mundo dejando a otros lugares en segundo plano. Desde siempre, cuando un diseñador quería triunfar, sabía que su primer viaje tenía que ser a estas ciudades porque aquí conseguiría un apoyo (tanto económico como social) inexistente en sus países de origen.

Una tendencia que parece estar dispuesta a cambiar

modaAunque de momento no hemos visto cambios significativos, sí que parece que las señales están cambiando y que puede que en los próximos años podamos disfrutar de una forma más pronunciada de modas de otros países. El primer paso lo tiene que dar el usuario abriendo su mente a nuevos estilos; es posible que estas modas puedan parecer algo diferentes a las nuestras pero también son exóticas y divertidas. Ya hay muchos usuarios quienes deciden hacer sus compras de moda a través de Internet a estos países. Quizá solo sea cuestión de tiempo que se globalicen y podamos tener acceso a ellas.